Monday, 22 January 2018

artículos similares

Continuarán revisando teléfonos en la frontera

Agentes aduanales continuarán registro de teléfonos

Los agentes de Inmigración y Protección de Aduanas de los Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) deberán tener una sospecha razonable para realizar cateos o registro de teléfonos y tabletas, que pertenezcan a las personas que ingresen o salgan del país, anunció la agencia el viernes.

El reglamento actual permite a los agentes inspeccionar la información almacenada en un teléfono o computadora, no en la nube. Pero a partir de ahora, no podrán copiar esa información o conectarse a un dispositivo externo para analizar el contenido, a menos que tengan una sospecha razonable de comportamiento delictivo.

En esta era digital, las búsquedas en la frontera de dispositivos electrónicos son esenciales para hacer cumplir la ley en la frontera con Estados Unidos y proteger al pueblo estadounidense, dijo en un comuncado de prensa John Wagner, subcomisionado asistente ejecutivo de la Oficina de Operaciones de Campo.

El registro de dispositivos electrónicos es y seguirá siendo ejercida de forma juiciosa, responsable y consistente con la confianza pública, agregó.

La nueva directiva instruye a los agentes para que demuestren una sospecha razonable de actividad ilícita o muestren que existe preocupación de seguridad nacional para realizar búsquedas avanzadas.

Los agentes fronterizos inspeccionaron 30,200 teléfonos y otros dispositivos durante el último año fiscal. Un incremento de más del 60 por ciento desde 2016.

Los funcionarios dijeron que esas búsquedas representan solo una pequeña fracción de todos los viajeros internacionales que llegan: 0.007 por ciento. Y que son necesarios para combatir el terrorismo, la pornografía infantil y otros delitos.

Los cateos o registros de dispositivos electrónicos han resultado en evidencia útil para combatir la actividad terrorista, la pornografía infantil, las violaciones de los controles de exportación, las violaciones de los derechos de propiedad intelectual y el fraude en las visas, dijo la agencia en un comunicado.

El cambio en las pautas marca un cambio con respecto a la política de la era de Obama de 2009.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés), calificó la medida como una mejora, pero dijo que el gobierno no debería registrar teléfonos y computadoras sin una orden judicial.

En un comunicado, el consejero legislativo de la ACLU, Neema Singh Guliani, dijo que es positivo que la política de la agencia requiera al menos que los oficiales tengan cierto nivel de sospecha antes de copiar y usar métodos electrónicos para buscar en el dispositivo electrónico de un viajero. Sin embargo, esta política aún no cumple con lo que exige la Constitución: una orden de registro basada en causa probable.

Además, no deja en claro que los viajeros no deberían estar bajo ninguna obligación de proporcionar códigos de acceso u otra asistencia a los oficiales que buscan acceder a su información privada. El Congreso debe seguir presionando a CBP para que mejore su política.